Hay quienes les encanta conducir de noche, ya que esto es sinónimo de menos tráfico, tranquilidad y rapidez para llegar a un destino. Sin embargo, hay otros que no se sienten completamente cómodos por los riesgos que se pueden presentar.

En cualquier caso, al conducir de noche debemos tener mucha más precaución y por supuesto, prestar más atención en el camino, puesto que al oscurecer nuestra visión es un poco más limitada y se reduce la agudeza visual.

Esto nos impide ver con claridad los objetos que puedan aparecer en el camino, así como reduce nuestra capacidad de calcular la distancia entre el auto de adelante y el nuestro.

Si a estas circunstancias le sumamos la ceguera causada por la luz de los autos que vienen en sentido contrario, estamos hablando de factores que pueden exponerte a un accidente automovilístico.

Por ello, estar alertar en todo momento y seguir esta serie de consejos que te vamos a dar a continuación es de vital importancia para conducir tu auto de noche de forma segura. ¡Toma nota!

1.- Adapta la velocidad

No es recomendable conducir a una gran velocidad en una vía donde la luz es escaza, pues aumenta las probabilidades de un accidente. Por eso, recuerda no acelerar de más en estos contextos.

También, es fundamental mantener una distancia de seguridad con respecto al auto que tienes adelante, mínimo a un metro. Esto permitirá que tengas tiempo de reaccionar en caso de cualquier eventualidad.

2.- Mantente atento a los deslumbramientos

Tienes que tener especial cuidado con las luces altas de los autos que vengan en sentido contrario, ya que pueden generarte lo que conocemos como encandilamiento o un enceguecimiento breve.

En caso de que esto suceda, debes mantener la trayectoria de tu auto a una velocidad muy baja para ajustarla al nuevo y reducido campo de visión. También, puedes aparcar un momento hasta que haya pasado el encandilamiento.

3.- Enciende las luces

Cuando vas a conducir de noche es ideal que utilices las luces largas para mejorar tu visibilidad, siempre teniendo en cuenta el cambio de las luces de cruce cuando sea necesario para no enceguecer a los demás conductores.

4.- Procura descansar

Muchas veces no nos damos cuenta de lo imprudente que puede ser forzar nuestro cuerpo cuando estamos experimentando cansancio o fatiga.

En caso de que esto te suceda, no dudes en bajar de inmediato del auto y descansar un poco.

Pero claro, es bien sabido que antes de emprender un recorrido tanto nocturno como diurno, lo mejor es que descanses muy bien, sobre todo si el recorrido es muy largo. En estos casos también es recomendable realizar paradas cada 2 horas para estirar las piernas y despejarte un poco.

5.- Mantén apagada la luz del habitáculo

Es recomendable que al conducir de noche evites encender la luz interior. Al encenderla, provocas un gran contraste entre la iluminación interior y exterior, haciendo que la visión disminuya.

6.- Chequea el sistema de iluminación

El sistema de iluminación de tu auto es uno de los más importantes debido a que constantemente estás empleando las luces para iluminar la vía o para comunicar cualquier maniobra a realizar a los demás conductores.

Por lo tanto, para evitar algún tipo de complicación con el sistema de iluminación de tu vehículo tienes que llevarlo sí o sí a un chequeo de manera periódica.

Recuerda que en los talleres de servicio Autoland contamos con profesionales altamente capacitados que no solo chequearán el sistema de iluminación de tu auto, sino también el estado general de tu vehículo.

Reserva una cita en uno de nuestros talleres dándole click al botón de abajo ¡Te esperamos!