Si cuidas las cosas que tienes, estas durarán mucho más. Por ello, es importante prestar atención al funcionamiento de determinados componentes de tu auto y evitar malos hábitos que puedan afectar su funcionamiento.

Puede que estos malos hábitos parezcan inofensivos, pero lo cierto es que a la larga pueden afectar por completo los sistemas internos, convirtiéndose en un serio problema que pueda poner en riesgo tu propia seguridad.

A continuación, revisaremos cuáles son los malos hábitos que acortan la vida de tu vehículo para que sepas cómo corregirlos y preserves su vida al máximo.

7 malos hábitos que debes evitar para cuidar tu auto

1.- Ignorar las luces de advertencia

Este es un mal hábito que debes erradicar sí o sí, puesto que cuando una luz se enciende en el tablero es porque hay un problema y resolverlo de manera inmediata es prioridad para evitar que el problema se agrave.

En caso de que no sepas el significado de la luz que se ha encendido, puedes recurrir al manual del propietario o también podrías llamar a tu mecánico de confianza.

2.- Evita conducir con rudeza

Conducir dando acelerones de tanto en tanto afecta a tu auto, ya que esta acción recae por completo sobre el motor, recalentándolo en exceso.

Evítalo en lo posible para evitar posibles fugas, el deterioro de la transmisión, las llantas y el sistema de frenos.

3.- Arrancar el auto sin calentar

Muchas veces, cuando estamos apurados, queremos arrancar el auto lo más rápido posible.

Esto no es una buena idea, puesto que el aceite y los componentes del auto aún no alcanzan la temperatura adecuada para el arranque y esto puede provocar desgaste prematuro al motor.

Por lo tanto, es recomendable que luego del encendido esperes unos cuantos segundos para así dar tiempo a que el aceite llegue al circuito. Luego, acelera de manera progresiva y arranca.

4.- Cambiar la dirección del auto cuando está estático

Cuando el auto esté estacionado, procura evitar cambiar la dirección de las llantas, ya que al hacerlo se deforman las gomas, se desgasta el engranaje de la dirección y se desequilibran las suspensiones.

5.- Procura no utilizar demasiado los frenos

Cuando pisas repetidas veces el pedal del freno, puedes acelerar el desgaste de los discos y pastillas, deformar los discos y provocar una falla en el sistema que haga que sea mucho menos eficiente y resistente.

Por ello, es recomendable que cuando bajes una pendiente utilices el freno de motor y no el sistema de frenos.

6.- Conducir con poca gasolina

Si bien es cierto que auto puede viajar con menos de 5 litros de gasolina en el tanque, es ideal que este mantenga el tanque lo suficientemente lleno para evitar que la bomba de combustible pierda lubricación y se sobrecaliente.

7.- Dejar de lado el mantenimiento y chequeo del auto

El chequeo constante de tu auto es de vital importancia para descartar cualquier falla que pudiese tener tu vehículo, así como asegurar su buen funcionamiento. Recuerda que una falla podría agravarse y puede suponer la adquisición de un nuevo motor, transmisión o sistema de frenos.

Por otra parte, es fundamental realizar un mantenimiento periódico para efectuar los respectivos cambios de aceite y filtros, así como una revisión general y del estado de frenos y suspensión.

Así que garantiza el buen estado de tu vehículo y agenda una cita en los talleres de servicio post venta de Autoland, donde te brindamos un servicio de primera de la mano de profesionales capacitados que le darán un tratamiento personalizado a tu vehículo ¡Agenda tu cita ahora!