Las mujeres pueden llevar una vida totalmente normal durante el embarazo, pero siempre teniendo en cuenta que algunas actividades requieren un poco más de cuidado como lo es conducir el auto.

Probablemente te has preguntado si conducir es completamente seguro estando en este estado.

Ante este tipo de miedos no hay por qué preocuparse, pues si se realiza de forma prudente y siguiendo las medidas de seguridad que te brindaremos a continuación, es posible conducir estando embarazada sin ningún inconveniente. ¡Toma nota de nuestras recomendaciones!

1.- Consulta con tu médico tratante

Es primordial que antes de conducir estando embarazada consultes con tu médico. Esto debido a que si enfrentas un embazo delicado, conducir no será posible y deberás guardar reposo.

También, ocurre que muchas mujeres no pueden ponerse al volante debido a la transformación natural que experimenta el cuerpo, lo cual les dificulta adaptarse al asiento y al volante.

2.- Utiliza correctamente el cinturón de seguridad

Cuando estás embarazada, el cinturón de seguridad es más necesario que nunca y siempre considerando el cómo te lo pones para no causar presión en el vientre.

Para eso debes sentarte derecha y colocar la parte horizontal de la correa por debajo de la barriga, mientras que la parte que va al hombro debes centrarla en la clavícula y debe pasar por entre tu pecho a lo largo del vientre, no directamente en la parte superior.

3.-Adopta una buena posición al conducir

Es importante que mantengas una distancia prudencial respecto al volante entre unos 25 a 30 centímetros.

Además, debes adaptar tu asiento a una posición que sea cómoda para ti, siendo ideal que el respaldo esté lo más recto posible y el reposacabezas a una altura que asegure tu comodidad.

4.- Verifica la posición de los espejos retrovisores

Al igual que acomodar el asiento para mantener una postura cómoda y segura es importante, no pases por alto verificar la posición en la que se encuentran los espejos retrovisores.

Recuerda que al modificar el asiento y adaptarlo a tu posición, el espejo no quedará a la misma altura y dirección.

5.- Procura no viajar sola

En muchas ocasiones se puede tornar un poco pesado conducir un auto cuando se está en el sexto o séptimo mes de embarazo, lo que hace que pierdas un poco de rapidez y agilidad.

No únicamente por un tema físico, sino también porque puede generar incomodidad, lo cual podría desencadenar una situación de estrés tanto para la madre como para el bebé.

Existen excepciones y hay mujeres que no sienten ningún tipo de incomodidad al conducir y tampoco cuentan con ninguna restricción médica, de ser este el caso, se puede conducir hasta que lo desee.

Pero de no serlo, lo mejor es y será ir acompañada de alguien a tu lado que pueda brindarte la confianza que necesites y pueda tomar el lugar del conductor en caso de que sea necesario.

Sigue estos consejos y garantizarás un viaje seguro tanto para ti como para tu bebé, pues son nueve meses de la espera más dulce de tu vida y a lo largo de este tiempo tus actividades rutinarias ameritan la mayor comodidad posible. ¡Suerte!