El mantenimiento de tu vehículo es esencial para garantizar su buen funcionamiento en el camino. Para aquellos que no pasan mucho tiempo bajo el capó, el mantenimiento del automóvil puede ser intimidante, pero no tiene por qué ser así.

Los consejos básicos de mantenimiento del automóvil pueden ayudarte a mantenerlo en óptimas condiciones, incluso si es nuevo en el garaje.

A continuación, te mostramos algunos de los consejos imprescindibles que debes tomar en cuenta para garantizar el buen estado de tu auto.

1.- Controla la presión de tus neumáticos

Las llantas “sobre-infladas” producen un parche de contacto menos efectivo en las pistas, lo que reduce la calidad de conducción y limita el agarre en seco.

Las llantas poco hinchadas producen un manejo “húmedo”, trabajan el motor con más fuerza (usan más combustible) y sobre-flexionan la pared lateral del neumático, lo que puede provocar que se reviente.

La presión adecuada de los neumáticos está impresa en su pared lateral; asegúrate de que los tuyos estén correctamente inflados para una carrera sin problemas en la carretera.

2.- Mantén tu atención en no recalentar el motor

Un motor de sobrecalentamiento puede dejarte varado con una gran factura de reparación.

La mejor manera de evitar un motor recalentado es teniendo el radiador siempre abastecido con líquido refrigerante, el cual por lo general es de color verde (algunos vienen en color amarillo) Su función es reducir el riesgo de congelación en climas fríos y ebullición en climas cálidos.

Más importante aún, el líquido refrigerante ayuda a reducir la corrosión, que es una de las principales causas de obstrucción y fuga del radiador.

Para verificar esto último, haga funcionar su motor por unos minutos (con la tapa puesta) y haga que lo reparen o reemplacen si tiene fugas.

Para enjuagar el radiador si el líquido está sucio, use una manguera de jardín para hacer circular agua a través de él (nunca retire la tapa de un radiador caliente) con el tapón de drenaje retirado.

3.- Mantén el motor bien engrasado

Deberás verificar el aceite recomendado para tu automóvil, la capacidad de aceite del motor y el tipo de filtro requerido antes de comenzar a cambiar el aceite y el filtro.

El nuevo aceite mantiene el motor girando libremente, maximizando su eficiencia y longevidad.

La falta de aceite y/o aceite sucio aumenta el riesgo de desgaste y sobrecalentamiento, acortando la vida útil del motor.

No todos los automóviles tienen un filtro de aceite de fácil acceso, por lo que, si no está seguro, consulta a tu asesor de servicio.

4.- Cubre tu auto y protégelo

Los asientos de tela generalmente no necesitan nada más que una aspiradora para mantenerse limpios.

Por otro lado, al igual que las alfombrillas, las fundas de los asientos te ayudarán a proteger el valor de su automóvil.

Si su asiento tiene bolsas de aire incorporadas, asegúrate de obtener una cubierta a juego.

Si eres cliente Autoland recuerda que tienes beneficios adicionales con nuestro servicio de “Post Venta”.