Cada vez son más las personas que después de mucho ahorrar lograron comprar su propio auto. Sin embargo, así como el ahorro fue importante y significativo, también lo es la protección de aquello por lo que tanto se ahorró. 

¿Por qué es importante asegurar mi auto?

El seguro vehicular es importante porque cubre los gastos en caso de tener un accidente o sufrir una pérdida total del auto. En caso de que el propietario sufra un accidente y no tenga seguro, los gastos que se deriven deben ser acarreados por su bolsillo o patrimonio.

Contratando un seguro vehicular solo se debe pagar una prima anual que resulta mínima en comparación de los altos costos que habría que asumir en caso de no poseerlo.

Además de lo anteriormente mencionado, tener tu auto asegurado tiene muchos beneficios que quizás no conozcas. Acá te los comentamos:

Revisión vehicular:

Si tu auto presenta algún daño o avería, puedes coordinar una cita con uno de los talleres autorizados por el seguro para que lo chequeen.

En caso de robo:
Si roban tu vehículo y cuentas con la cobertura de pérdida total, el seguro procede a entregarte el valor comercial que se acordó en el contrato y así podrás adquirir un auto nuevo.

Daños generales:
El seguro cubre los daños que le puedas ocasionar a otras personas producto de accidentes automovilísticos. Esta cobertura incluye los gastos de curación, muerte o invalidez provocados con un máximo de 5 personas en el auto.

Ayuda para conducir:
En caso de que no puedas manejar tu auto, por incapacidad o estar imposibilitado, puedes solicitar el servicio de chofer de reemplazo. Algunas pólizas mantienen este servicio de manera gratuita por un tiempo determinado, luego de cumplido el plazo, se procede a pagar.

Problemas en la vía:
Si necesitas asistencia mientras te encuentras en la pista, puedes llamar a tu aseguradora y requerir personal para que te ayuden a solventar tu situación. Dispones de grúas, auxilio mecánico y un chofer de reemplazo.